Hola a tod@s! Hoy nos pasamos por aquí para explicaros otra de las preguntas que diríamos, casi a diario, nos preguntáis en consulta.

Y no hay una contestación única, así que vamos a tratar de detallar de forma breve y con lenguaje sencillo para que podáis entenderlo. Realmente lo que “cruje” son las articulaciones (la unión de dos huesos que permiten el movimiento)

Hay varios tipos de crujidos articulares. La mayoría de ellos son inocuos, casi diríamos que son el 99.9%. Son inocuos todos aquellos que NO producen dolor.

Este sonido tan característico se produce por el fenómeno que bien conocen los ingenieros, que se llama “Cavitación”. Consiste en la formación de burbujas de aire, completamente normal y que nos pasa a todos, dentro de la articulación. Cuando de forma brusca, sorprendemos al cuerpo provocando la salida de ese aire, se produce el sonido. Es como si explotáramos una burbuja de aire del papel de embalaje, pero no se produce ningún daño. Simplemente, tendremos que esperar suficiente tiempo para que se formen de nuevo los gases para volver a provocar el sonido. 

Además, es el sonido que se produce cuando los Fisioterapeutas usamos técnicas de Osteopatía de alta velocidad (thrust). Siempre os contamos que no os hemos colocado ningún hueso ni articulación, simplemente hemos sorprendido al cuerpo para aumentar la movilidad de esa zona (que además, por un reflejo a nivel del sistema nervioso, consigue bajar el tono de la musculatura de la misma zona). Además, con estas técnicas, nunca se sobrepasa el límite articular, siendo seguras si son ejecutadas por un profesional correctamente formado que sepa elegir en qué paciente y en qué patologías o disfunciones están indicadas. (No ocurre lo mismo con algunas técnicas quiroprácticas, una corriente que viene de EEUU)

En 2004 se publicó un estudio donde un científico estuvo crujiendo las articulaciones de una de sus manos durante 50 años. Pasado este tiempo, se realizó la comparación mediante técnicas de imagen, y ambas presentaban el mismo aspecto. 

Si bien, no está demostrado que las personas o niños que tienen como manía o hábito crujirse las articulaciones de los dedos o cuello de forma habitual, estén dañando sus articulaciones, tampoco es una buena práctica, pues cabría pensar que podríamos poner en riesgo los elementos adyacentes a la articulacion (tales como el cartílago, ligamentos…) y provocar cierta “holgura”. 

Es más frecuente escuchar estos crujidos por las mañanas, pues por la noche ha dado suficiente tiempo para formarse estas burbujas. Las articulaciones más propensas a estos ruidos suelen ser los dedos, el cuello y rodillas. 

Os dejamos un enlace a youtube donde se ve en un video de una resonancia, como se deshacer estas burbujas al traccionar de la articulación. 

Si a menudo escuchas estos ruidos o necesitas crujirte la articulaciones para sentir alivio, acude a tu fisioterapeuta para que pueda realizarte una valoración y relajar los tejidos blandos adyacentes (Músculos, ligamentos…). Normalmente las articulaciones que un paciente consigue hacer sonar, técnicamente las llamamos “hipermóviles” y realmente necesitaremos hacer un chequeo para descubrir las zonas “hipomóviles” que están causando síntomas en las primeras. Sólo así conseguiremos tratar el problema a largo plazo.

Además, recuerda que una buena hidratación y la realización de ejercicio físico es fundamental para conseguir una buena movilidad y salud articular. 

Y para no hacer demasiado este post, vamos a dejar para una siguiente entrega los crujidos por los que sí deberíais preocuparos y cómo prevenirlos y tratarlos. Además, abordaremos el tema de la suplementación. 

Esperamos que os haya resultado de interés y nos vemos en el siguiente!! Comparte para que la información llegue a la mayor cantidad de personas posible.

Podéis también seguirnos por Instagram y Twitter y contactarnos por cualquiera de los medios que aparecen en la web (teléfono, email y whatsapp)

¡Hasta otra!

¡REGALOS NAVIDEÑOS! Existen a tu disposición tarjetas regalo de sesiones y bonos de Fisioterapia y Osteopatía. ¡Consúltanos!