Hola de nuevo!

Vamos a seguir con esta serie de post dedicados más a las articulaciones.

En anteriores artículos os hablamos de los diferentes crujidos o sonidos que pueden darse en las articulaciones y hablamos un poquito sobre hábitos de vida saludables y sobre suplementación.

Hoy os queremos puntualizar a qué nos referimos con hábitos de vida saludables en cuanto a nutrición.

  1. Comer comida real: La famosa frase “más mercado y menos supermercado”, nos llevaría horas y horas explicar por qué los ultraprocesados y la mayoría de procesados generan inflamación y merman nuestra salud y poco a poco os iremos dando más información.  Pero por todos es sabido que comer alimentos y no productos es la alimentación normal del ser humano y que desde que la industria se adueñó de nuestra alimentación, la salud de todos, niños y mayores, empeora de forma exponencial
  2. Come comida tradicional, la de la abuela (cocinado a baja temperatura, lentamente, no fritos ni chamuscados): guisos de manitas de cerdo, callos, vísceras… y animales con su piel (siempre que sepas que se han criado adecuadamente). Esto te aportará una dosis extraordinaria de Colágeno. También caldos de pescado y de huesos, sin duda los reyes de la reparación de tejidos (no los compres, házlos!).
  3. También puedes hacer gelatinas (igualmente no las compres, tienen azúcares y otros aditivos nocivos). Puedes hacerlas de lo que más te guste, frutas, cacao…

Una vez más os recordamos que el azúcar contribuye a dañar y acelarar el envejecimiento articular (y de todos los tejidos corporales).

El descanso adecuado, suficientes horas de sueño, minimizar el estrés… también lo van a agradecer tus articulaciones.

Huye de tóxicos, por supuesto, entre ellos el Tabaco. No hay sustancia que provoque más envejecimiento prematuro de los tejidos…

Exponte correctamente al sol, a primeras y últimas horas del día cuando el sol está más cerca de la Tierra y siempre de forma progresiva. Evita que te dé el sol a través de un cristal. Los rayos UV pueden dañar el colágeno de la piel (asi como cuando te pasas de exposición y sufres quemaduras).  Durante el invierno tienes que exponer al sol antebrazos, cuello, piernas… fundamental para sintetizar Vitamina D.

Empezar a cuidarte y estar sano está en tu mano, ves introduciendo pequeños hábitos poco a poco y ya verás que tu cuerpo lo nota!

Como siempre, más información en consulta y puedes ponerte en contacto por cualquiera de nuestros medios que aparecen en la web!

Hasta otra!

¡REGALOS NAVIDEÑOS! Existen a tu disposición tarjetas regalo de sesiones y bonos de Fisioterapia y Osteopatía. ¡Consúltanos!